Cuestionario de adopciones, ¿por qué?

Quienes nos conocen saben que en Ribamontes somos muy serios con el trabajo que llevamos a cabo. Para nosotros, el Centro de Acogida lo es todo. Por ello, nos comprometemos a que el proceso de adopcione sea lo más exigente posible con un único objetivo: aumentar el número de adopciones responsables.

¿Y por qué?

Porque estamos cansados de ver situaciones en el Centro en las que se hace un mal uso de las adopciones, como comprometerse con un animal y luego echarse para atrás.

Los animales tienen sentimientos. Para ellos, las visitas en ocasiones generan estrés y revuelo, por lo que intentamos que esté todo lo más organizado posible. En casos en los que la adopción no llega a su fin, nos sentimos verdaderamente mal por el animal.

Además…

Solo asegurándonos de que las ADOPCIONES son RESPONSABLE, conseguiremos uno de nuestros objetivos: LUCHAR POR EL ABANDONO CERO.

Romper la barrera

En ocasiones, hemos tenido que escuchar comentarios o críticas como que, siendo tan exigentes no íbamos a conseguir adopciones ni familias para los caneritos.

¿Nos hemos parado a pensar lo que significa adoptar un animal? Es una responsabilidad. Solo si la adopción es responsable tiene sentido. Por eso nos vemos obligados desde el centro a establecer unas normas en la gestión de las adopciones. En ocasiones hay que romper la barrera, centrarse y saber que en ocasiones es mejor decir que no.

Llevámos muchos años en esto y vemos como los abandonos no cesan. Estamos convencidos de que esto se debe, en gran parte, porque las adopciones que se llevan a cabo desde los centros de acogida no son responsables.

“Nuestro objetivo es conseguir el máximo de adopciones RESPONSABLES posibles”

Ribamontes

El cuestionario, ¿en qué consiste?

El cuestionario que deben cumplimentar las personas que están interesadas en adoptar no es más que un documento en el que, desde el centro, intentamos saber un poco más sobre el perfil del adoptante.

Cualquier persona no está preparada para adoptar un animal. Ser adoptante implica muchas responsabilidades y desde el Centro es nuestra obligación garantizar que los animales han encontrado no solo un hogar, sino un hogar responsable, donde podrán tener una vida digna.

Necesitamos parar el bucle

Y esto, no es ni más ni menos que una medida más para FRENAR EL ABANDONO ANIMAL.

No tiene sentido que en pleno siglo XXI sigamos viendo animales perdidos y abandonados por las calles con tanta asiduidad. En ocasiones, nadie los reclama, nadie los busca… y eso solo tiene una explicación: la persona que se hacía cargo de ellos no estaba preparada para hacerlo.

Así pues, desde Ribamonte seguiremos luchando (con todo el esfuerzo que ello supone) para conseguir el máximo número de adopciones y oportunidades para nuestros caneritos, eso sí, siempre RESPONSABLES.

Gracias por leernos.
¡¡Hasta la próxima!!