Animales y niños

Como sabréis, nuestros amigos de 4 patas son en numerosas ocasiones -por no decir siempre- unos “bebés” que hay que cuidar siempre. Por mucho que se hagan mayores, lleven muchos años con nosotros, etc. son dependientes en casi todas las cosas y, por ello, requieren tanta atención como los pequeños de la casa.

Muchos seguro que os habéis visto, os estáis viendo u os veréis en una situación similar: Tengo un perro y voy a tener un bebé… ¿pasa algo si están juntos bajo el mismo techo? O viceversa.

Desde Ribamontes os decimos que… absolutamente NO! NO PASA NADA porque vuestros animales de compañía compartan casa con vuestros bebés o al revés. Como os decíamos al principio, ambos serán vuestros “pequeños” y los cuidaréis por igual, cada uno a su manera, claro! Pero ambos necesitarán vuestra máxima atención.

La convivencia: animales y niños

EDUCAR  a los niños transmitiendo el amor a los animales es un valor que les puedes dar a tus hijos desde bien pequeños, especialmente si conviven con un animal.

CONVIVIR es imperativo de educar a los niños en la empatía, bondad y amabilidad, así que desde Ribamontes estamos convencidos de que el cuidado de un animal ayudará a que los niños crezcan sabiendo lo que es el RESPETO, en este caso hacia los animales. Pero estamos seguros de que extrapolarán ese respeto hacia todo lo demás.

La responsabilidad de tener un animal

Tú, como adulto/a, sabrás perfectamente lo que significa tener a tu cargo un animal. Aunque nos encante, nos haga felices, nos de mil momentos inolvidables… no hay que olvidar que tener un animal es una responsabilidad, compromiso y sacrificio.

Pues bien, si educas a tu bebé desde pequeño con esta responsabilidad, crecerá con ella desde sus primeros pasos y esto le repercutirá en todas las acciones que haga.

Y todavía hay más…

Cuando transmites a tu hijo/a el amor a los animales, además de transmitirle esa responsabilidad, le estás transmitiendo la necesidad de ser amable, paciente, humano y afectuoso con alguien. Los niños que se preocupan por los animales están aprendiendo además a interactuar y relacionarse, entienden que la base de la educación es el amor y la compasión.

Dicho esto… ¿crees que hay algún motivo para poder decir no ante la convivencia de un animal y el pequeño de la casa?

A nosotros nos encanta la idea de ser familia numerosa gracias a algún miembro de 4 patas 🙂

¡Nos leemos en el próximo blog!