¿Por qué esterilizar a tu perra?

Existen muchos buenos motivos por los que desde Ribamontes te aconsejamos esterilizar a tu perra. Pero uno de los principales es que estarás contribuyendo a una sociedad con menos abandonos de animales debido a camadas indeseadas y además nos estarás ayudando en especial a protectoras y centro de animales a disminuir la aglomeración de perros que tenemos hoy en día.

Una perra puede tener camadas que van desde la pareja hasta incluso la quincena de cachorritos. Si cada uno de los cachorros hembra pueden a su vez tener más camadas en un futuro ¿Cuántos cachorros indeseados pueden llegar a tener directa e indirectamente tu perra? La respuesta es MUCHÍSIMOS y eso se traduce en más y más abandonos.

Para evitar esto la mejor opción es esterilizar. Pero no te damos solo este motivo de gran peso para la sociedad en general, es que además para la salud de tu perra es una de las mejores decisiones que puedes tomar.

Un perrita sin esterilizar puede desarrollar a lo largo de las años diferentes quistes o tumores e incluso embarazos psicológicos en los que los animales sufren mucho. Es por esto que por la salud de tu perra también deberías esterilizarla.

Con la esterilización en perras, no habrá pseudogestación y por tanto el riesgo de padecer quistes mamarios se reduce más o menos dependiendo de la edad en la que la perra haya sido esterilizada.

Además al esterilizar a tu perra, también también estarás evitando infecciones de útero (piómetras), quistes ováricos y prolapsos vaginales.

 

¿CÓMO ES LA OPERACIÓN DE ESTERILIZAR A TU PERRA?

Según el estado de salud de tu perra el veterinario te aconsejará si es recomendable realizar o no una anestesia general, aunque lo normal es que si el examen pre-quirúrgico ha salido correcto, la intervención sea con anestesia general.

También tendrás que informar al veterinario de si tu perra padece alguna enfermedad, si toma alguna medicación especial o si es alérgica a algún medicamento. Deberás contarle al veterinario todos los detalles que recuerdes del historial médico de tu perra.

Para esterilizar a tu perra, es indispensable que ésta acuda en ayunas ya que se realizará con una anestesia general (normalmente). Así pues, no olvides retirar el agua y la comida desde la noche anterior tras su cena, y no le des ningún premio o chuchería durante esa noche o la mañana siguiente.

Durante la intervención quirúrgica se le rasurará el abdomen a tu perra para poder realizar la operación sin riesgos de infección al entrar el pelo en contacto con  la herida abierta.

El fin de la intervención es retirar los ovarios y el útero de la perra con el menor riesgo posible para ella.

Una vez tu perra haya despertado, el veterinario la mantendrá en observación varias horas para asegurarse de que todo funciona correctamente.

En la mayoría de casos, la perra podrá irse a casa esa misma tarde.

Es posible que el mismo día de la intervención la perra se muestre ausente, un poco aturdida, y que no quiera comer ni beber. Lo ideal es comprar una lata de comida húmeda gastrointestinal a base de pollo y arroz, y darle un poquito sin obligarla, o incluso dejarla ayunar hasta el día siguiente.

Es muy recomendable poner a la perra un collar isabelino. Esto evitará que se lama la herida con el riesgo de infección que esto puede acarrear, o incluso que se arranque los puntos.

También hay que vigilar que la perra no salte, corra, se suba y baje de la cama o sofá, etc., ya que algún punto podría soltarse. En unos días estará ¡totalmente recuperada!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *